fbpx

Antiguamente

Dice Menéndez Pidal, a propósito de los cuentos que se han ido escribiendo de manera ininterrumpida a lo largo de los siglos, y que hoy son tan particularísimos de cada escritor…  “que el autor más original tiene enorme deuda con el pasado de la colectividad en que vive. Y no es raro que los mayores éxitos, en el loable afán de crear ficciones nuevas, dependa de no olvidar demasiado el modelo de los viejos relatos, dotados por esfuerzo colectivo de una sólida y armónica articulación, y depende también a veces de recordar que la originalidad de un Shakespeare no se amengua en un ápice, porque todos y cada uno de los episodios de Hamlet provengan de una vieja narración”.

Ramón Menéndez Pidal

Antología de cuentos de la literatura universal.

La armonía con la naturaleza- Los celtas –

Vivir  libres e independientes como un árbol pero en fraternidad como en un bosque, eso es lo que ansiamos.

Nazin Hikmet Ran

 poeta turco

Cuentan que los celtas supieron cómo entrar en contacto con las leyes de la naturaleza, y aprendieron a captar el ritmo de las corrientes naturales participando de su armonía. El bosque representaba el paradigma de su paraíso.

Para ellos los picos de las altas montañas eran recintos sagrados, las aguas, con su poder catártico, purificaban las almas y los cuerpos y, bajo los árboles de los bosques,  se recogían para obtener la sabiduría de cada uno de los elementos que cuajaban una cultura en la que los mundos de lo real y lo irreal se unían en una simbiosis de perfección y completitud.

Aunque no hay nada entorno a los celtas que se pueda afirmar categóricamente, parece ser que consideraban al roble como el padre de los árboles mágicos. Tal vez, era su capacidad para absorber las corrientes eléctricas en las tormentas sin ser destruidos, lo que les llevara a pensar que dentro del roble moraba el hacedor del mundo, y era Él quien prodigaba su gracia a través del muérdago, la panacea milagrosa capaz de curar todos los males.
El intermediario de esa ceremonia entre el mundo terrenal y el mundo divino era el druida, el sumo sacerdote de su cultura que, tras veinte años de encierro, estudio y reflexión, estaba en posesión de  la suficiente sabiduría como para poder conjurar todas las fuerzas y ponerlas al servicio de su pueblo.

 

Los Celtas -Armonía con la naturaleza-
Ilustración de Helena Braojos

 

 

El príncipe del abismo

Un buen día los compañeros de Pwyll le dijeron que fuera a la colina de Aberth para que aumentara su fama, en esta colina habían oído que, si era digno, le ocurriría un suceso sobrenatural, pero si no lo era recibiría un golpe mortal.

Pwyll aceptó lo que le habían propuesto sus compañeros y al día siguiente fue a la colina, subió pero no le pasó nada. Sin embargo, mientras estaba sentado vio pasar a una joven que iba montada en una yegua, enseguida mandó a uno de sus siervos para que le hiciera parar, pero la joven no hizo caso al siervo y siguió su camino.

Al día siguiente Pwyll puso unos guardias en el camino, les dio la señal para que atraparan a la joven pero no pudieron hacerlo. Al tercer día, él mismo fue a ver si podía conseguir que la joven parase y le pidió que, por el hombre que más amara, se detuviera. La joven le dijo que el hombre que más amaba era él y por eso se había detenido.

El rey Pwyll y Rhiannon, que esa era el nombre de la joven, se enamoraron a primera vista, pero ella le dijo que tenía que ir a pedir la mano a su padre dentro de un año y el rey aceptó.

El padre de la novia se llamaba Heveidd y vivía cerca del país del abismo. Pwyll fue después de un año y cuando estaban en la mesa se acercó un extranjero y pidió un favor a Pwyll, él le dijo que le haría el favor, que podía hacer por él cualquier cosa menos darle su espada y su caballo, pero se olvidó decir que tampoco le podía dar a Rhiannon.

El extranjero le pidió a su esposa, puesto que Pwyll le había prometido que le iba a dar cualquier cosa, tuvo que darle a su esposa.

El extranjero era un demonio que quería casarse con Rhiannon y que se llamaba Gwalw, Rhiannon tuvo que aceptar pero le dijo a Gwalw que tenían que ser novios durante un año y, a su vez,  le dijo a Pwyll que el día de la boda con Gwalw tenía que ir verstido como un mendigo.

Después de un año Pwyll fue a la boda de Rhiannon y le pidió a Gwalw el favor de llenar una piel de cerdo con comida. Gwlaw accedió y comenzó a llenar la piel de cerdo pero, como la piel nunca se llenaba, le dijo a Pwill que era imposible y que se tenía que ir. Entonces Rhiannon le dijo a Gwalior que ella nunca se casaría con un hombre tacaño y también le dijo que en ese tipo de pieles el hombre de alto rango debía entrar dentro de la piel y decir que ya había puesto suficiente. En el momento en que Gwalw entró en la piel, Pwyll la cerró y llamó a los siervos diciendo que dentro de la piel había un tejón y que debían matarlo. Los siervos comenzaron a golpearlo, pero Gwalw ya no aguantaba más y le pidió a Pwyll que le dejara salir. Este aceptó dejarlo salir pero solo si renunciaba al amor de Rhiannon y Gwalw aceptó. En ese momento Pwyll y Rhiannon se casaron.

Fuente: Monografías.com Leyendas de la mitología celta.

Puedes seguir leyendo sobre el mundo celta en Sabios Cuentistas.

 

Mabinogion -los celtas galeses-

Lo que nos separa del conocimiento de nuestros orígenes como europeos es la ausencia de pruebas escritas. Los celtas consideraban que la escritura pervertía y solo nos dejaron sus sueños y sus piedras.
Tal vez creían que la palabra trasmitida oralmente es la única que contiene la flexibilidad suficiente para adaptarse en cada momento a la verdadera esencia del mensaje.

Mabiginion -Los celtas galeses-
Archivo LHM

 

Entre los buscadores de las más genuinas raíces de nuestro mundo europeo, Lady Charlotte Guest, fue una mujer del siglo XIX, traductora y empresaria británica que, además de otros idiomas clásicos, aprendió galés y tradujo al inglés varios poemas y cancioneros medievales, que fueron publicados de manera convencional en varios volúmenes entre los años  1838 y 1845.

Entre ellos estaba el Mabinogion, un conjunto de once relatos medievales galeses. Se corresponden con recopilaciones hechas primero en verso y más tarde en prosa, de antiguas mitologías y tradiciones celtas, trasmitidas oralmente durante generaciones, pero revividas durante el tiempo en que las cortes caballerescas de Francia se convirtieron en centros culturales en plena Edad Media. Estas historias, relatos y cuentos del Mabinogion, junto a otras colecciones y sagas, provenientes incluso de la Edad del Hierro, son considerados los orígenes de la novela europea moderna.

Vertidas desde el inglés o desde el francés, fueron traducidas al español por Victoria Cirlot y por Carlos Dubner, a ellos se debe el que hayan sido conocidas y hayan gozado de una cierta popularidad y reconocimiento como reliquias históricas.

En la actualidad gracias a Luciana Cordo Russo, se pueden disfrutar traducidas directamente del galés en:  

Mabinogion Relatos Galeses Medievales 

Mabinogion-celtas galeses-
Archivo de LHM


Estos cuentos nos ofrecen un panorama de las múltiples tradiciones literarias nativas, que comprenden temas y motivos relacionados con el legendario rey Arturo, la historia galesa, saberes mítico-mágicos, valores corteses y heroicos, metamorfosis y encantamientos, y que sorprenden tanto por sus diferencias como por sus semejanzas respecto del resto de las literaturas medievales. En ellos encontramos historias de amistad entre príncipes y seres del otro mundo; de lealtad y alianza; de venganzas, amor y honor; de transgresiones y traiciones; de calderos mágicos, gigantes, brujas, doncellas en apuros, hechizos, animales y objetos sobrenaturales; de aventuras maravillosas; de cortes esplendorosas y héroes afamados; de palacios encantados y caballeros errantes; de salmones sabios, dragones y reyes convertidos en jabalíes.
Mabinogion nos relata los orígenes míticos de Irlanda, de Bretaña y de la Isla de Britania, gobernada por poderosos reyes galeses. Junto a ellos vemos figuras femeninas con mayor o menor poder de acción, como Rhiannon, Gwenhwyfar, consorte de Arturo o la emperatriz de Constantinopla. Este libro es una ventana a un mundo cultural que nos invita a adentrarnos en un sinfín de dramas familiares, tragedias dinásticas y políticas, aventuras maravillosas y comedias (algunas simplemente hilarantes) que no solo estimulan nuestra imaginación, sino también nos deslumbran por sus múltiples reflexiones en torno a la amistad, el amor, la bondad, la reparación de errores y malas decisiones, y la familia.

Contraportada de Mabinogion, Relatos Galeses Medievales

 

Puedes seguir leyendo sobre la historia del cuento en Antiguamente.

China y Wei Jinzhi

Dice Wei Jinzhi, en el prefacio de su libro Fábulas antiguas de China,  que hay dos períodos importantes en este tipo de literatura popular: la de los siglos III y IV antes de nuestra era y mucho más tarde, la de los siglos XVI y XVII. No porque considere que en estas etapas la creatividad popular fuese más rica, sino por el hecho de que la influencia del confucianismo, como base en las formas de gobierno y en la educación, les llevó a despreciar todo aquello que se saliera de la oficialidad establecida y tratara de romper lo que se consideró la moral reconocida exclusivamente como «la buena». 

Hubo autores en esa larguísima etapa intermedia que llevaron a los libros el conocimiento de un pueblo siempre tan sabio y tan fecundo, pero sufrieron por cuestiones políticas de incomprensión y del consabido silencio.

Esto pone de manifiesto cuán peligrosa se ha considerado siempre la fuerza del arte como liberadora y transmisora del pensamiento en cualquiera de sus manifestaciones, por más sencillas que estas sean.

Wei Jinzhi
Archivo LHM

 

 

 

 

 

Tirar de los brotes para ayudarlos a crecer  

A un hombre del reino de Song le pareció que los vástagos de sus campos no crecían bastante aprisa. En vista de ello, dio a todos y a cada uno un estirón y se fue a casa casi exhausto.

–Hoy estoy muy cansado –dijo a su familia–. He estado ayudando a los brotes a crecer.

Su hijo salió  corriendo al campo y encontró todas las plantas muertas.

Casi todos querían ayudar a los vástagos en su crecimiento; pero algunos consideran todo esfuerzo inútil y no lo intentan, ni siquiera destrozando el campo; otros tratan de ayudarles dándoles un estirón. Esto último por supuesto, es peor que inútil.

Mencio


La sospecha
                    

Un hombre perdió su hacha y sospechó del hijo de su vecino. Observó la manera de caminar del muchacho, exactamente como un ladrón. Observó la expresión del joven, idéntica a la de un ladrón. En fin, todos sus gestos y acciones lo denunciaban culpable de hurto.

Pero más tarde, encontró su hacha en un valle. Y después, cuando volvió a ver al hijo de su vecino, todos los gestos y acciones del muchacho le parecían muy diferentes de los de un ladrón.

Lie Zi

 

 

Fuente: Fabulas antiguas de China

 

Puedes encontrar mucho más sobre cuentos en la antigüedad 

 

 

La China de Richard Wilhelm

 

La China de Richard Wilhem
Archivo LHM

China es la tierra del misterio. Ahondar en su cultura es un ejercicio que puede dar vértigo, pues toda su inmensa sabiduría se pierde en la noche de los tiempos y es inabarcable.

Enamorado de China, Richard Wilhem fue  un pastor protestante alemán que sin duda se dio cuenta de la profundidad de la civilización que tenía ante sí y quiso recogerla para que el mundo supiera…

A él le cabe el honor de ser el primer intérprete y traductor a una lengua europea del I Ching, El libro de las mutaciones, poniendo en nuestras manos a un hermano que todo lo sabe, que vive en cada uno de nosotros y que nadie debería dejar de conocer.


Solo entrar en contacto con lo que significa ese libro puede dar una idea de hasta donde ha podido llegar el pueblo chino en su búsqueda de la esencia del ser humano, mirando hacia dentro de sí mismo. Ese es el lugar en donde ellos han ido construyendo, siglo tras siglo, las enormes catedrales a la espiritualidad oriental.

 

Pero nuestro autor también tuvo el acierto de ocuparse de los cuentos más tradicionales, puso todo su interés en buscar en las auténticas raíces del pueblo chino y fue agrupando los cuentos en siete diferentes temas que abarcan cada uno de los matices de un imaginario colectivo lleno de magia y de fuerza: desde las leyendas de los dioses o los cuentos sobre la naturaleza y el espíritu de los animales,  hasta los más exquisitos relatos sobre hadas y fantasmas.

Esa colección de cuentos han sido recogidos en varios volúmenes por la editorial ELA

Cuentos mágicos chinos

Si quieres seguir leyendo sobre la historia del cuento pulsa Aquí.

Los míticos celtas

los míticos celtaEl emperador romano, Julio César, escribía que, en las batallas, sentía más miedo por el poder de los druidas  que por los soldados celtas que combatían contra sus legiones.

Y es que los celtas sabían que todo cuanto habita la tierra está al servicio del ser más perfecto de la creación: el hombre. Ellos supieron conjurar como nadie a todos los seres y a todas  la fuerzas ocultas que viven en los bosques, bajo el agua o entre las piedras, a esas fuerzas que  se agitan con el viento o rugen con las  tormentas y concentrarlas en sí mismos, convirtiéndose en el elemento catalizador capaz de obrar milagros…

 

Ellos son  el pueblo de los espíritus.

 

Que el sendero te enseñe el mejor camino,

Que el viento sople siempre a tu espalda,

Que el sol siempre ilumine tu rostro,

Que la lluvia fertilice tu campo,

Y hasta que nos encontremos de nuevo,

Que la diosa  te guarde 

en la palma de su mano.

Bendición celta

Su mundo literario, a través de la transmisión oral, ha llegado hasta nosotros plagado de magos, duendes, gnomos, hadas y seres mágicos que conocemos gracias a que países como Irlanda o Escocia, al permanecer fuera del alcance del Imperio Romano, emboscados tras las murallas de piedra o en la espesura de sus bosques, pudieron conservarlo como propio, y así lo han mantenido.

 

Los Míticos Celta
LHM

 

 

El vuelo de los cisnes

Conhall era el rey de los fiana, una tribu de guerreros muy valientes que tenían que pasar unas duras pruebas para ser aceptados en esa tribu.

Conhall conoció a una bella mujer y se quedó locamente enamorado, hasta el punto de que se quería casar con ella, así que se vistió con sus mejores ropas para ir a pedir su mano. Cuando llegó a la casa del padre de la bella mujer, Tagd, el padre de Muirné, le dijo que no porque Conhall no tenía unos ancestros prestigiosos, así que decidió raptar a Muirné, ella no se opuso y los dos se fueron. Tagd se enojó mucho y le fue a avisar al alto-rey que se llamaba Conn, Conn envió a su mejor capitán que se llamaba Aed para que fuera a recuperar Muirné, como Conhll no le quiso entregar a Muirné, se desató una batalla terrible, en la que Aed perdió su ojo y Cohall murió.

Después de poco tiempo Muiré dio a luz un pequeño niño que le puso de nombre Denmé, pero Aed quería matarle para vengar la pérdida de su ojo, ella le envió donde su nodriza que se llamaba Bodhmal, que le cuidó hasta que Demné se hizo un joven y después le mandó donde el herrero Luachair para que él le enseñase a manejar las armas, y así lo hizo  Luachair quien le enseñó todo lo que sabía y le dijo que se fuera donde el druida Fingol porque él iba a hacer que perfeccionara lo que ya sabía.

Cuando Denmé iba a la casa de Fingol encontró a un anciano en un río, el anciano estaba pescando pero Demné le preguntó por Fingol y el anciano le dijo que callara, pero Denmé le preguntó por Fingol otra vez y el anciano dijo que casi había atrapado al pez Fintan que era el salmón del conocimiento. Después el anciano le preguntó porqué buscaba a Fingol y Demné le dijo que para que le instruyera en el arte de los druidas, el anciano le dijo que él era Fingol y que le iba a enseñar lo que sabía.

Un día Fingol llegó muy feliz porque había logrado capturar al salmón, y le pidió a Demné que lo cocinara mientras el se purificara, pero le dijo que no lo tocará, pero al salmón se le hizo una ampolla que se reventó y salió un aceite que quemó a Demné. Demné instintivamente se chupó el dedo, Fingol vio eso y le dijo que había sido elegido por el salmón y que había obtenido todos los conocimientos que el salmón tenía, así que ya no le podía enseñar más porque sabía más que él, pero tenía que cambiar su nombre y que a partir de entonces se llamaría Finn.

Finn fue donde los fiana, ahí se encontró con su tío que le dio una lanza, que estaba tapada en la punta y una piel y le acompañaron donde Conn.

Finn le pidió a Conn que le dejara hacer la guardia porque Aillen, como todos los años cuando se acerca el Semain, destruía todos los campos de la gente de Tara, porque le hacían dormir con la canción de la tierra, así que Conn le dejo ser el guardia.

Finn no se quedó dormido porque cuando destapó la punta de la lanza le dio un dolor de barriga y ya no pudo conciliar el sueño, así que Aillen al ver esto desapareció. Cuando la gente se despertó vió que nada se había destruido y Conn le dijo a Finn que le daría cualquier cosa que él le pidiera y Finn le pidió a Conn que le devolviera la fortaleza de Allen que estaba en posesión de Aed, y  Aed accedió a devolvérsela. Finn le pidió también perdón para los fiana  y la  corona del reino que también le fue devuelta y así los fiana recuperaron su fama.

Fuente: Monografias

 

Te gustaría ser parte de la higuera mágica suscríbete aquí y conoce más acerca de los sabios cuentistas: Antiguamente.

 

 

 

 

 

 

 

 

El tiempo de los judíos -La sabiduría

El tiempo de los judíos
Archivo de LHM

 


Salomón es un gigante de la historia, fue el segundo hijo que el rey David tuvo con su esposa Betsabé. Fue ungido como rey siendo muy joven y, en vida de su padre, para saber reinar le pidió a Dios sabiduría.

 

 

Y ‘Elohim le dijo: Porque has pedido esto, y no has pedido para ti una larga vida, ni has pedido para ti riquezas, ni has pedido la vida de tus enemigos, sino que has pedido para ti inteligencia para discernir justicia; he aquí cumplo tu ruego y te doy un corazón sabio y entendido, tal que no ha habido otro antes de ti, ni lo habrá después de ti.
(Reyes 3-11,12)

 

Se le atribuyen bellísimas páginas de la Biblia, el lirismo sin igual del Cantar de los Cantares o la profunda sabiduría sobre la vida que encierra el libro del Eclesiastés, pero sobre él circula por siempre su sabia decisión del perfecto equilibrio, paradigma de lo que ha de ser y representar la justicia:

 

El juicio del rey Salomón

 

I Reyes 3     16-28

16 Dos mujeres prostitutas vinieron al rey y se pusieron de pie delante de él. 

17 Y dijo una de las mujeres: ¡Ay, señor mío! Esta mujer y yo habitamos en la misma casa; y di a luz mientras estaba con ella en la casa.

18 Y sucedió que tres días después de mi parto, esta mujer también dio a luz. Nosotras estábamos juntas y ningún extraño estaba con nosotras en la casa; sólo nosotras dos estábamos en la casa.

19 Y el hijo de esta mujer murió durante la noche, porque ella se durmió sobre él

20 Y levantándose a medianoche, tomó a mi hijo de junto a mí, pues tu servidora estaba dormida, y lo hizo recostar en su regazo, en tanto que a su hijo muerto lo recostó en mi seno.

21 Cuando me levanté por la mañana para amamantar a mi hijo, ¡he aquí estaba muerto! Pero por la mañana lo observé bien, ¡y he aquí no era mi hijo, el que yo había parido!

22 Pero la otra mujer replicó: ¡No! Sino que mi hijo es el vivo y tu hijo el muerto. Y la otra volvió a decir: ¡No! ¡Tu hijo es el muerto y mi hijo el vivo! Y disputaban muchísimo delante del rey.

23 Entonces dijo el rey: Esta dice: Mi hijo es el que vive, y tu hijo es el muerto; y la otra dice: ¡No! Sino que tu hijo es el muerto, y mi hijo el vivo.

24 Y el rey dijo: ¡Traedme una espada! Cuando trajeron la espada ante el rey,

25 dispuso el rey: ¡Partid al niño vivo en dos,y dad la mitad a la una y la otra mitad a la otra!
26 Pero entonces, la mujer de quien era el hijo vivo habló al rey (porque sus entrañas se conmovieron por su hijo), y exclamó: ¡Ay, señor mío! Dad a ésta el niño vivo; pero no lo hagas morir. Pero la otra dijo: No sea ni para mí ni para ti. ¡Partidlo!
27 Entonces el rey, tomando la palabra, dijo: ¡Dadle a aquélla el niño vivo y no lo matéis! Ella es su madre.
28 Y todo Israel se enteró de la sentencia que había dado el rey, y tuvieron temor al rey, porque vieron que la sabiduría de Dios estaba en su corazón para hacer justicia.

Fuente: Biblia Hebraica Stuttgartensia

Si quieres mas artículos sobre los judíos: El legislador y El tiempo de los judíos. 

El tiempo de los judíos -El legislador-

El tiempo de los judios

 

Moisés, el hombre que hablaba  con Dios 

Para científicos y arqueólogos, uno de los mayores enigmas que contiene la Biblia es el paradero del Arca de la Alianza, el lugar en donde fueron depositadas las tablas que Moisés  bajó del monte Sinaí con las preceptos más completos y únicos que jamás se hubieran escrito y con las exactas instrucciones para construir el lugar donde dichas leyes debían ser guardadas.

Ese Arca, de impresionantes poderes, combatió en primera fila en las batallas de los judíos hasta que fue guardada en el Santa Santorum, el lugar central y más sagrado del primer templo de Jerusalem, construido por Salomón en el año 955 a. C. y destruido por los ejércitos de Nabucodonosor en el año 587 a.d.C.

Sin embargo, nada se sabe del Arca. Desde el año 620 a. C. en la Biblia no se la vuelve a mencionar, y su paradero, buscado hasta la obsesión, resulta desconocido a pesar de que han pasado milenios.

Pero las leyes divinas están escritas en los cinco libros de la Biblia, dictadas por Moisés e inspiradas por Dios, donde han prevalecido contra viento y marea, conservando la pureza de las intenciones por encima de las incontables traducciones, de los múltiples idiomas utilizados, de indagaciones, interpretaciones o disquisiciones.

Lo esencial de su contenido, el espíritu inspirador, yace dentro del Arca de la Alianza en algún lugar inaccesible, representando la fuerza suprema sobre la que se sustenta la sabiduría que entraña la Biblia.

 

Llamamiento y misión de Moisés

3 Apacentaba Moisés el rebaño de su suegro Jetro, sacerdote de Madián, y condujo el rebaño al extremo del desierto y llegó a Horeb,° monte de ’Elohim.
2 Entonces el ángel de YHVH se le apareció en una llama de fuego en medio de la zarza.° Y él miró, y vio que la zarza ardía en el fuego, pero la zarza no se consumía.
3 Y dijo Moisés: Me desviaré para observar esta gran aparición de por qué no se consume la zarza.
4 Vio YHVH que se desviaba para observar, y ’Elohim lo llamó de en medio de la zarza, y le dijo: ¡Moisés! ¡Moisés! Y él respondió: ¡Heme aquí!
5 Entonces dijo: No te acerques aquí, quita las sandalias de tus pies, porque el lugar donde estás es suelo santo.°
6 Y añadió: Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob. Entonces Moisés ocultó su rostro, porque tuvo temor de contemplar a ’Elohim.
7 Luego dijo YHVH: Ciertamente he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he escuchado su clamor por causa de sus opresores, porque conozco sus padecimientos.
8 Descenderé, pues, para librarlo de mano de los egipcios y para hacerlo subir de ese país a una tierra buena y ancha, a una tierra que fluye leche y miel,° al lugar del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo.
9 Y ahora, he aquí el clamor de los hijos de Israel ha llegado hasta mí, y también he visto la opresión con que los egipcios los oprimen.
10 Ahora, pues, ¡anda! Te envío a Faraón: ¡saca de Egipto a mi pueblo, los hijos de Israel!
11 Respondió Moisés a ’Elohim: ¿Quién soy yo para que vaya a Faraón, y saque de Egipto a los hijos de Israel?
12 Él dijo: Porque Yo estaré contigo, y ésta será la señal de que te he enviado: cuando hayas sacado de Egipto al pueblo, serviréis a ’Elohim sobre este monte.
13 Dijo Moisés a ’Elohim: Cuando vaya a los hijos de Israel, y les diga: El Dios de vuestros padres° me ha enviado a vosotros, y me digan: ¿Cuál es su nombre? ¿Qué les diré?
14 Respondió ’Elohim a Moisés: YO SOY EL QUE SOY.° Y añadió: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY° me ha enviado a vosotros.
15 Dijo además ’Elohim a Moisés: Así dirás a los hijos de Israel: YHVH, el Dios de vuestros padres, Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros. Éste es mi Nombre para siempre jamás, y éste es mi memorial de generación en generación.
16 Ve, reúne a los ancianos de Israel, y diles: YHVH, Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, de Isaac, y de Jacob, se me apareció, diciendo: En verdad os he visitado y he visto lo que se os hace en Egipto.
17 Y he dicho: Os haré subir de la aflicción de Egipto a la tierra del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo, a una tierra que fluye leche y miel.

18 Y ellos atenderán a tu voz. Luego entrarás tú, y los ancianos de Israel ante el rey de Egipto, y le diréis: YHVH, Dios de los hebreos, se nos ha aparecido. Ahora pues, permite que hagamos camino de tres jornadas por el desierto, y ofrezcamos sacrificios para YHVH nuestro Dios.

19 Sin embargo, Yo sé que el rey de Egipto no os dejará partir, sino forzado° por mano poderosa.
20 Extenderé entonces mi mano, y haré que Egipto sea golpeado con todos mis prodigios que haré en medio de él, y después de esto, os dejará ir.
21 Además haré que este pueblo halle gracia ante los ojos de los egipcios, y sucederá que cuando partiereis, no os iréis vacíos,
22 sino que cada mujer pedirá a su vecina y al huésped de su casa objetos de plata, objetos de oro y vestidos, y los pondréis sobre vuestros hijos e hijas, y así despojaréis a los egipcios.°

3.1 También llamado Sinay, lugar de revelación de Dios. 3.2-10 →Hch.7.30-34. 3.5 Es decir, lugar donde está la presencia de Dios. 3.8 Tierra que fluye leche y miel. Nombre simbólico de la tierra prometida a los hijos de Israel. 3.13 →Ex.6.2-3. 3.14 Heb. ehyeh asher ehyeh = Seré el que Seré. →Ap.1.4,8. 3.14 Heb. ehyeh. Mismo caso, ver nota anterior →Jn.18.5-6.

 

Fuente: Biblia Hebraica Stuttgartensias

¿Quieres conocer  más sobre relatos bíblicos ingresa a  Sabios Cuentistas

El tiempo de los judíos

Judios
Archivo LHM

¿Serán acaso los judíos los hombres sabios que caminan sobre la tierra?

Sea o no cierto, ellos han estado dispersos desde el principio de los tiempos como la sal por los cinco océanos, al albur de todas las tormentas, acicateados por todos los males, para extraer de sus propias entrañas la inmensa fuerza de que es capaz el ser humano y hacer con ello más grande la obra de su único y eterno Dios.

Y es que ante la mirada de los judíos  han pasado todas las culturas y todas naciones: babilonios, egipcios, persas, griegos, romanos, españoles, rusos, ingleses, alemanes y ahora americanos. Han sido testigos y los han visto crecer, brillar, decaer; con ellos, siempre presentes, entremetidos entre los poderosos con su libro de relatos bajo el brazo. Un libro que contiene oculto entre sus letras toda la sabiduría del mundo y, según cuentan,  habla de lo que sucedió, de lo que sucede y de lo que sucederá.

Y en el sexto día de la creación 

El hombre

26 Entonces dijo ’Elohim: Hagamos al hombre° a nuestra imagen,° conforme a nuestra semejanza, y ejerzan° dominio sobre los peces del mar, sobre las aves de los cielos, sobre el ganado, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que repta sobre la tierra.

27 Y creó ’Elohim al hombre a su imagen, a imagen de ’Elohim lo creó, macho y hembra los creó.°

28 Luego ’Elohim los bendijo;° y les dijo° ’Elohim: Fructificad y multiplicaos, llenad la tierra y sojuzgadla, dominad sobre los peces del mar y las aves de los cielos y sobre todo ser vivo que se mueve sobre la tierra.

29 Y dijo ’Elohim: He aquí os he dado toda hierba que produce semilla que está sobre la faz de toda la tierra, y todo árbol en el que hay fruto y que produce semilla, os será de alimento.

30 Y a toda bestia de la tierra, y a toda ave de los cielos, y a todo lo que repta sobre la tierra, en los cuales hay vida, toda hierba verde les será por alimento. Y fue así.

31 Y vio ’Elohim todo lo que había hecho, y he aquí estaba muy bien. Y fue la tarde y fue la mañana: El° día sexto.

 

1.26 hombre (heb. adam). Aquí no es nombre propio sino sustantivo. Por tratarse del primer ser humano, la palabra adam también se puede aplicar en el sentido de humanidad. 1.26 →1 Co.11.7. 1.26 hombre… ejerzan. Nótese el singular y el plural. 1.27 →Mt.19.4; Mr.10.6. 1.27-28 →Gn.5.1-2. 1.28 dijo. Dios bendice y le dice al hombre, en contraste con los animales →v. 22 que los bendice diciendo. A diferencia de éstos, Dios establece una relación personal con el hombre, conversa con él →3.9, 35.9-10 y lo conoce por nombre →Mt.16.18. 1.31 Nótese el artículo. 

 

Génesis 1  26-31

El hombre en Edén

La Varona

El día en que YHVH° ’Elohim hizo tierra y cielos°

5 no había aún ninguna planta del campo, ni había brotado aún en la tierra ninguna hierba del campo, porque YHVH ’Elohim no había hecho llover sobre la tierra, ni había hombre para que labrara el suelo,

6 sino que subía de la tierra un vapor que regaba la superficie del suelo.°

7 Entonces YHVH ’Elohim modeló al hombre de la tierra roja, e insufló en sus narices aliento de vida. Y el hombre llegó a ser alma viviente.°

8 Y plantó YHVH ’Elohim un huerto en Edén, al oriente, y puso allí al hombre que había formado.

9 YHVH ’Elohim hizo brotar de la tierra todo árbol agradable a la vista y bueno para comida. Y en medio del huerto estaba el árbol de la vida,° y el árbol del conocimiento del bien y del mal.

10 Y del Edén salía un río que regaba el huerto y desde allí se dividía en cuatro cauces.

11 El nombre del primero era Pisón. Éste es el que rodea toda la tierra de Havila, donde se halla el oro.

12 Y el oro de aquella tierra es bueno. Allí hay bedelio y piedra ónice.

13 El nombre del segundo río era Guijón. Éste es el que rodea toda la tierra de Cus.

14 El nombre del tercer río era Jidequel,° que fluye al oriente de Asiria. Y el cuarto río era el Éufrates.°

15 Tomó, pues, YHVH ’Elohim al hombre y lo puso en el huerto de Edén para que lo cultivara y lo guardara.

16 Y ordenó YHVH ’Elohim al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto come libremente,°

17 pero del árbol del conocimiento del bien y del mal, no comerás de él, porque el día que comas de él, ciertamente° morirás.

18 Dijo YHVH ’Elohim: No es bueno que el hombre esté solo. Le haré ayuda semejante a él.

19 Porque YHVH ’Elohim había formado de la tierra toda bestia del campo y toda ave de los cielos, y los había llevado al hombre para que viera cómo los habría de llamar, y así como el hombre llamó a cada ser viviente, ése es su nombre;

20 y el hombre puso nombres a todos los animales, a las aves de los cielos y a toda bestia del campo, mas para el hombre no se halló una ayuda semejante a él.

21 Entonces YHVH ’Elohim hizo caer al hombre en un profundo adormecimiento, y se durmió. Luego tomó una de sus costillas y cerró la carne en su lugar.

22 Y de la costilla que YHVH ’Elohim había tomado del hombre hizo° una mujer, y la llevó al hombre.

23 Y el hombre exclamó: ¡En verdad ésta es hueso de mis huesos y carne de mi carne! Por esto será llamada Varona,° porque del varón fue tomada.

24 Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer y serán una sola carne.°

25 Y el hombre y su mujer estaban ambos desnudos, y no se avergonzaban.

Génesis 2  5-25

2.6 Es decir, aún no se había iniciado el ciclo de condensación y precipitación. 2.7 →1 Co.15.45. 2.9 →Ap.2.7;22.2,14.2.14 Jidequel. Esto es, el río Tigris. 2.14 Éufrates. Heb. Perat. 2.16 libremente. Lit. comiendo comerás. Está indicando énfasis. 2.17 ciertamente. Lit. muriendo morirás. Indica énfasis. 2.22 hizo. Heb. banah = edificó, construyó. 2.23 Varona. Heb. ‘ish- shah, femenino de ‘ish = varón. 2.24 →Mt.19.5; Mr.10.7-8; 1 Co.6.16; Ef.5.31

 

Fuente: Biblia hebraica Stuttgartensia 

 

Encuentra aquí mas cuentos del tiempo de los judíos

 

Roma -La Matrona de Éfeso

Y es que la combativa Roma también supo de cuentos; ella fue la heredera del mundo helénico y, por tanto, estuvo impregnada del aporte que en esta materia fue ejercido por su culta antecesora.
Cuentan los historiadores que, entre batalla y batalla, los soldados recuperaban ánimo y energías escuchando cuentos sibaritas –historias cortas y entretenidas que debieron surgir en su día en la refinada ciudad de Sibari— y fábulas milesias, que según el buen entender  del canónigo del Quijote, eran cuentos disparatados.
Pero el Imperio Romano fue largo en el tiempo y dio para mucho. El autor de este relato, incluido en la novela El Satiricón, fue escrito por Petronio, hombre ilustre del reinado de Nerón a quien el historiador Tácito denominaba el árbitro de la elegancia.

La matrona de Éfeso

La matrona de Efeso
tunaolger en Pixabay

En Éfeso había una matrona con tal fama de honesta que hasta venían las mujeres a conocerla desde países vecinos. Esta matrona perdió a su esposo y no se contentó entonces con ir detrás del cuerpo con los cabellos en desorden, como es costumbre entre el vulgo, ni con golpearse el pecho desnudo ante los ojos de todos, sino que fue detrás de su finado marido hasta su tumba y luego de depositarlo, según la usanza de los griegos, en el hipogeo, se consagró a velar el cuerpo y a llorarlo día y noche. Sus padres y familiares no pudieron hacerla cejar en esa actitud que, llevada a la desesperación, la haría morir de hambre. Hasta los magistrados desistieron del intento al verse rechazados por ella. Todos lloraban casi como muerta a esa mujer que daba ejemplo sin igual consumiéndose desde hacía ya cinco días sin probar bocado. La acompañaba una sirvienta muy fiel que compartía su llanto y renovaba la llama de la lamparilla que alumbraba el sepulcro cuando comenzaba a apagarse. En la ciudad no se hablaba de otra cosa que no fuera de esta abnegación, y hombres de toda condición social la daban como ejemplo único de castidad y amor conyugal.

En ese tiempo el gobernador de la provincia ordenó crucificar a varios ladrones cerca de la cripta donde la matrona lloraba sin interrupción la reciente muerte de su marido. Durante la noche siguiente a la crucifixión, un soldado que vigilaba las cruces para impedir que alguno desclavase los cuerpos de los ladrones para sepultarlos, notó una lucecita que titilaba entre las tumbas y oyó los lamentos de alguien que lloraba. Llevado por la natural curiosidad humana, quiso saber quién estaba allí y qué hacía. Bajó a la cripta y, descubriendo a una mujer de extraordinaria belleza, quedó paralizado de miedo, creyendo hallarse frente a un fantasma o una aparición. Pero cuando vio el cadáver tendido y las lágrimas de la mujer, su rostro rasguñado, se fue desvaneciendo su propia impresión, dándose cuenta de que estaba ante una viuda que no hallaba consuelo. Llevó a la cripta, su magra cena de soldado y comenzó a exhortar a la afligida mujer para que no se dejase dominar por aquel dolor inútil ni llenase su pecho con lamentos sin sentido.

-La muerte -dijo- es el fin de todo lo que vive: el sepulcro es la íntima morada de todos.

Acudió a todo lo que suele decirse para consolar las almas transitadas de dolor. Pero esos consejos de un desconocido la exacerbaban en su padecer y se golpeaba más duramente el pecho, se arrancaba mechones de cabellos y los arrojaba sobre el cadáver. El soldado, sin desanimarse, insistió, tratando de hacerle probar su cena. Al fin la sirvienta, tentada por el olorcito del vino, no pudo resistir la invitación y alargó la mano a lo que les ofrecía, y cuando recobró las fuerzas con el alimento y la bebida, comenzó á atacar la terquedad de su ama:

-¿De qué te servirá todo esto? -le decía-. ¿Qué ganas con dejarte morir de hambre o enterrada, entregando tu alma antes que el destino la pida? Los despojos de los muertos no piden locuras semejantes. Vuelve a la vida. Deja de lado tu error de mujer y goza, mientras sea posible, de la luz del cielo. El mismo cadáver que está allí tiene que bastarte para que veas lo bella que es la vida. ¿Por qué no escuchas los consejos de un amigo que te invita a comer algo y no dejarte morir? .

Al fin la viuda, agotada por los días de ayuno, depuso su obstinación y comió y bebió con la misma ansiedad con que lo había hecho antes la sirvienta.

Se sabe que un apetito satisfecho produce otros. El soldado, entusiasmado con su primer éxito, cargó contra su virtud con argumentos semejantes.

-No es mal parecido ni odioso este joven- se decía la matrona, que además era acuciada por la sirvienta que le repetía:

-¿Te resistirás a un amor tan dulce? ¿Perderás los años de juventud? ¿A qué esperar más tiempo?

La mujer, después de haber satisfecho las necesidades de su estómago, no dejó de satisfacer este apetito… y el soldado tuvo dos triunfos. Se acostaron juntos no sólo esa noche sino también el día siguiente y el otro, cerrando bien las puertas de la cripta de modo que si pasase por allí tanto un familiar como un desconocido, creyeran que la fiel mujer había muerto sobre el cadáver de su esposo. El soldado, fascinado por la hermosura de la mujer y por lo misterioso de estos amores, compraba de todo lo mejor que su bolsa le permitía y al caer la noche lo llevaba al sepulcro.

Pero he aquí que los parientes de uno de los ladrones, notando la falta de vigilancia nocturna, descolgaron su cadáver y lo sepultaron. El soldado, al hallar al otro día una de las cruces sin muerto, temeroso del suplicio que le aguardaría, contó lo ocurrido a la viuda:

-No, no -le dijo- no esperaré la condena. Mi propia espada, adelantándose á la sentencia del juez, castigará mi descuido. Te pido, mi amada, que una vez muerto me dejes en esta tumba. Pon a tu amante junto a tu marido.

Pero la mujer, tan compasiva como virtuosa, le respondió:

-¡Que los dioses me libren de llorar la muerte de los dos hombres que más he amado! ¡Antes crucificar al muerto que dejar morir al vivo!

Una vez dichas estas palabras, le hizo sacar el cuerpo de su esposo del sepulcro y colgarlo en la cruz vacía. El soldado usó el ingenioso recurso y al día siguiente el pueblo admirado se preguntaba cómo un muerto había podido subir hasta la cruz.

Confía tu barco a los vientos
pero jamás tu corazón a una mujer
porque las olas son más firmes
que la fidelidad de la mujer.

No hay ninguna mujer buena
o si alguna vez lo ha sido
No comprendo cómo algo malo
pudo ser bueno alguna vez.

Fuente: Wikisource

Te invito a que conozcas mas cuentos en Antiguamente en La Higuera Mágica.

 

Arabia – Divina Sherezade

 

Sherezade
Archivo de LHM

Sherezade representa el perfecto compendio de lo que necesita una mujer para sobrevivir: astucia, valor, belleza, bondad, imaginación, sabiduría… y la capacidad de multiplicarse. ¿Hay quién de más?

Persia la bautizó como “la más hermosa hija de la ciudad”, pero realmente no importa cuál fuera su procedencia, Sherezade es una creación del mundo porque ella es Eva. Y Eva, comiéndose la manzana, acabó con el aburrimiento del paraíso perfecto creado para el hombre. Con ella empezó la vida…

 


PERO CUANDO LLEGÓ LA 1001ª NOCHE

Y cuando el rey Schahriar acabó su cosa acostumbrada con Schehrazada, la joven Doniazada dijo a su hermana: “Por Alah sobre ti, ¡oh hermana mía! si no tienes sueño, apresúrate a contarnos la continuación de la tierna historia del príncipe Jazmín y de la princesa Almendra”. Y Schehrazada acarició los cabellos de su hermana, y dijo: “¡De todo corazón amistoso, y como homenaje debió a este rey magnánimo, señor nuestro!”.

Y prosiguió la historia en estos términos:

… y a media noche nombró al príncipe Jazmín pastor de sus rebaños.

Y, desde entonces, el príncipe Jazmín ejerció exteriormente el oficio de pastor e interiormente se ocupaba de amor. Y por el día llevaba a pastar a los bueyes y a las ovejas hasta una distancia de tres o cuatro parasangas; y al oscurecer los llamaba con los sones de su flauta y los volvía a los establos del rey. Y por la noche habitaba el jardín en compañía de su bienamada Almendra, rosa de la excelencia. Y esta era su ocupación constante.

Pero ¿quién puede afirmar que la dicha más oculta permanecerá siempre al abrigo de las miradas envidiosas de los censores?

En efecto, la atenta Almendra tenía costumbre de hacer llegar a manos de su amigo, en el bosque, la bebida y la comida necesarias. Y un día, aquella imprudente del amor fue, a escondidas, a llevarle por sí misma una bandeja de golosinas tan deliciosas como sus labios de azúcar, frutas, nueces y alfónsigos, todo cuidadosamente colocado en hojas de plata. Y le dijo, ofreciéndole aquellas cosas: “¡Que sea para ti dulce y de fácil digestión este alimento que conviene a tu boca delicada! ¡Oh papagayo de lenguaje dulce y que no debiera comer más que azúcar!”. Dijo, y desapareció como el alcanfor.

Y cuando aquella almendra sin corteza desapareció como el alcanfor, el pastor Jazmín se dispuso a probar aquellas golosinas preparadas por los dedos de la hija del rey. Entonces vio acercarse a él al propio tío de su bienamada, un anciano hostil y malintencionado, que se pasaba los días abominando de todo el mundo e impidiendo a los músicos tocar y a los cantores cantar. Y cuando llegó junto al joven, le miró con los ojos torvos de la desconfianza, y le preguntó qué tenía allí, delante de sí, en la bandeja del rey. Y Jazmín, que no era desconfiado, creyó que el anciano tenía gana de comer. Y abrió su corazón, generoso como la rosa de otoño, y le regaló toda la bandeja de golosinas.

LHM

Y el calamitoso anciano se retiró al punto para ir a enseñar aquellas golosinas y aquella bandeja al padre de Almendra, el rey Akbar, que era su propio hermano. Y de tal suerte le dio la prueba de las relaciones entre Almendra y Jazmín.

Y el rey Akbar, al enterarse de aquello, llegó al límite de la cólera, y llamando a su hija, le dijo: “¡Oh vergüenza de tus padres! ¡has arrojado el oprobio sobre nuestra raza! Hasta este día nuestra morada estuvo libre de malas hierbas y de las espinas de la vergüenza. Pero tú me has lanzado el nudo corredizo de la trapisonda y me has cogido en él. Y con los modales mimosos que para mí tenías, has velado la lámpara de mi inteligencia. ¡Ah! ¿qué hombre podrá decir que está a salvo de las estratagemas de las mujeres? Y el Profeta bendito (con Él la plegaria y la paz) ha dicho, hablando de ellas: “¡Oh creyentes! ¡tenéis enemigos en vuestras esposas y en vuestras hijas! Son defectuosas en cuanto afecta a la razón y a la religión. Han nacido torcidas. Las reprenderéis, y a las que os desobedezcan las pegaréis”. ¿Cómo voy a tratarte, pues, ahora que tan inconvenientemente has obrado con un extranjero, guardián de rebaños, cuya unión no conviene a hijas de reyes? Dime si debo hacer volar de un tajo de mi espada tu cabeza y la suya y abrasar vuestra noble existencia en el fuego de la muerte”. Y como ella llorase, añadió él: “Retírate en seguida de mi presencia, y ve a enterrarte detrás de la cortina del harén. Y no vuelvas a salir de allí sin mi permiso”.

Y tras de castigar de tal suerte a su hija Almendra, el rey Akbar dio orden de hacer desaparecer al guardián de los rebaños. Y he aquí que en las cercanías de la ciudad había un bosque, terrible refugio de animales espantosos. Y los hombres más bravos se sentían poseídos de temor al oír pronunciar el nombre de aquella selva, y se quedaban paralizados y con los pelos de punta. Y allá, la mañana parecía noche, y la noche era semejante a la llegada siniestra de la Resurrección. Y entre otros animales espantosos, había allí dos cerdos-gamos que eran el horror de los cuadrúpedos y de las aves, y que a veces hasta llegaban a sembrar la devastación en la ciudad.

Y los hermanos de la princesa Almendra, por orden del rey, enviaron al infortunado Jazmín a aquel lugar de desgracia, con la intención de hacerle perecer. Y el joven, sin sospechar lo que le esperaba, condujo allá sus bueyes y sus ovejas. Y entró en aquella selva a la hora en que aparecía en el horizonte el astro de dos cuernos y cuando el etíope de la noche volvía el rostro para ponerse en fuga. Y dejando pacer a los animales a su antojo, se sentó en una piedra blanca que había tirado en tierra, y cogió su flauta, manantial de embriaguez.

LHMY he aquí que, guiados por el olfato, los dos terribles cerdos-gamos llegaron de repente al claro donde estaba Jazmín, rugiendo a imitación de la nube cargada de truenos. Y el príncipe de mirada dulce los acogió con los sones de su flauta, y los inmovilizó con el encanto de su ejecución. Luego, lentamente, se levantó y salió de la selva, acompañado por los dos espantosos animales, uno a su derecha y otro a su izquierda, y seguido por todo el rebaño. Y de tal suerte llegó bajo las ventanas del rey Akbar. Y todo el mundo le vio y quedó sumido en el asombro.

Y el príncipe Jazmín hizo entrar en una jaula de hierro a los dos cerdos-gamos y se los ofreció al padre de Almendra en calidad de homenaje. Y ante aquella hazaña, el rey llegó al límite de la perplejidad, y retiró su mano de la condenación de aquel león de héroes.

Pero los hermanos de la enamorada Almendra no quisieron deponer su rencor, y para impedir que su hermana se uniera con el joven, idearon casarla a disgusto con su primo, el hijo del tío calamitoso. Porque decían: “Hay que atar el pie a esa loca con la cuerda resistente del matrimonio. Y entonces se olvidará de su insensato amor”. Y sin más ni más, organizaron la procesión nupcial, y contrataron a músicos y cantarinas, a clarinetes y tamborileros.

Y mientras aquellos tiranos vigilaban así las ceremonias de aquel matrimonio opresor, la desolada Almendra, vestida, mal de su grado, con ropas espléndidas y atavíos de oro y perlas, que pregonaban en ella una recién casada, estaba sentada en un elegante lecho de gala, recubierto de paños brocados de oro, semejante a la flor en el arbusto, pero con la tristeza y el abatimiento a su lado, con el sello del mutismo en los labios, silenciosa como el lirio, inmóvil como el ídolo. Y con la apariencia de una joven muerta a manos de vivos, su corazón palpitaba como el gallo a quien degüellan, su alma estaba vestida con un vestido de crepúsculo, su seno estaba desgarrado por la uña del dolor, y su espíritu efervescente pensaba en los ojos negros del cuervo de arcilla que iba a ser su compañero de lecho. Y se hallaba en la cúspide del Cáucaso de las penas.

Pero he aquí que el príncipe Jazmín, invitado con los demás servidores a las bodas de su señora, le dio, con un simple cruce de ojos, una esperanza libertadora de las ataduras del dolor. Porque ¿Quién no sabe que con simples miradas los amantes pueden decirse veinte cosas de las que nadie tiene la menor idea?

Así es que, cuando llegó la noche y se introdujo a la princesa Almendra, como recién casada, en la cámara nupcial, solamente entonces el Destino mostró su faz dichosa a los amantes y vivificó su corazón con los ocho olores. Y la bella Almendra, aprovechándose al instante de la soledad en que la habían dejado en aquella habitación donde iba a penetrar su primo, salió sin ruido con sus vestiduras de oro, y emprendió el vuelo hacia Jazmín el bienaventurado. Y aquellos dos amantes benditos se cogieron de la mano, y más ligeros que el céfiro rosado, desaparecieron y se desvanecieron como el alcanfor.

Y desde entonces nadie pudo encontrar sus huellas, y nadie oyó hablar de ellos ni del lugar de su retiro. Porque, en la tierra, solamente algunos entre los hijos de los hombres son dignos de dicha, de seguir el camino que lleva a la dicha y de acercarse a la casa en que se esconde la dicha.

Gloria por siempre y loores múltiples al Retribuidor, Dueño de la alegría, de la inteligencia y de la dicha. ¡Amín!

 

 

Fuente: Wikisource 

 

Puedes encontrar mas en Antiguamente  mas cuentos tradicionales del Medio Oriente.