León Tolstoi

Un moralista universal

 

«Toda reforma impuesta por la violencia no corregirá nada el mal: el buen juicio no necesita de la violencia»
L. Tolstoi

 

Las huellas de este ruso insigne han ido mucho más allá de sus famosas novelas que lo convirtieron en paradigma del realismo literario. Mezclado por nacimiento con la alta sociedad de su país, nunca se identificó con la ambiciosa lucha por poseer riqueza, poder o reconocimiento, pues sabía que todo se desvanece entre los dedos ante la trasparente honestidad del más humilde de los hombres. 

El tiempo, que acaba por superar las modas y las tendencias, nos ha descubierto a un autor apegado a la sencillez de la tierra. A la edad de cincuenta años atravesó por una profunda crisis existencial y a partir de ese momento sus inquietudes le llevaron por caminos muy distintos a los habituales. Su pensamiento trascendió las fronteras de Rusia y su obra Dios está en vosotros transformó muchas conciencias dejando una profunda ¿qué?

Tolstoi junto a Thoureau y Gandhi forman la trilogía de los pacifistas que han cambiado para siempre el panorama de cómo se puede luchar sin empuñar las armas. Entre ellos, sin habérselo propuesto, dieron vida a la desobediencia civil como una poderosa arma de guerra para hacer posible la justicia. Unos lo contaron, otros lo llevaron a cabo, pues nadie ignora qué ocurrió con la independencia de la India británica.

Como cuentista, Tolstoi da una buena muestra de la sencillez que anidaba en su corazón. Todos sus cuentos están llenos de moralejas y enseñanzas basadas en los principios de una vida auténtica.

 

Lo malo atrae, lo bueno perdura

Hace mucho tiempo vivía un hombre bondadoso. Él tenía bienes en abundancia y muchos esclavos que le servían. Y ellos se enorgullecían de su amo diciendo:

—No hay mejor amo que el nuestro bajo el sol. Él nos alimenta y nos viste, nos da trabajo según nuestras fuerzas. Él no obra con malicia y nunca nos dice una palabra dura. Él no es como otros amos, quienes tratan a sus esclavos peor que al ganado: los castigan si se lo merecen o no, y nunca les dan una palabra amigable. Él desea nuestro bien y nos habla amablemente. No podríamos desear una mejor vida.

De esta manera los esclavos elogiaban a su amo, y el Diablo, sabiendo esto, estaba disgustado de que los esclavos vivieran en tanta armonía con su amo. El Diablo se apoderó de uno de ellos, un esclavo llamado Aleb, y le ordenó que sedujera a sus compañeros. Un día, cuando todos estaban sentados juntos descansando y conversando de la bondad de su amo, Aleb levantó la voz y dijo:

—Es inútil que elogien tanto las bondades de nuestro amo. El Diablo mismo sería bueno con nosotros si hicieramos lo que él quiere. Nosotros servimos bien a nuestro amo y lo complacemos en todo. Tan pronto como él piensa en algo, nosotros lo hacemos: nos adelantamos a sus deseos. ¿Cómo puede tratarnos mal? Probemos como sería, si en lugar de complacerlo le hicieramos algún daño. El actuará como cualquier otro y nos devolverá daño con daño, como el peor de los amos haría.

Los otros esclavos comenzaron a discutir lo que Aleb había dicho y al final hicieron una apuesta. Aleb debía hacer enojar al amo. Si él fracasaba perdería su traje de fiesta; pero si tenía éxito, los otros esclavos le darían a Aleb los suyos. Además, él prometió defenderlos contra el amo y liberarlos si ellos eran encadenados o enviados a prisión. Habiendo arreglado la apuesta, Aleb estuvo de acuerdo en hacer enojar al amo la mañana siguiente.

Aleb era quien se encargaba de cuidar al ganado, y tenía a su cargo una cantidad de valiosos carneros de raza, de quienes el amo estaba muy orgulloso. A la mañana siguiente, cuando el amo trajo algunos visitantes al recinto de los animales para mostrales un valioso carnero, Aleb guiñó un ojo a sus compañeros y les dijo:

—Miren ahora como haré para enfurecerlo.

Todos los esclavos se reunieron, mirando algunos por la puerta y otros por encima de la cerca, mientras el Diablo trepaba a un árbol cercano para mirar cómo hacía su sirviente el trabajo. El amo caminó en el recinto, mostrando a sus invitados las ovejas y los corderos, pero deseando poder mostrarles su más fino cordero.

—Todos los corderos son valiosos —dijo— pero tengo uno con los cuernos torcidos, que es inapreciable. Lo estimo como si fuera la luz de mis ojos.

Asustado por los extraños, el carnero corría en el recinto, por lo tanto, los visitantes no podían ver con claridad al cordero. Tan pronto como se paraba, Aleb asustaba a las demás ovejas como por accidente, y ellas comenzaban a mezclarse nuevamente. Los visitantes no podían saber cuál era el animal preferido. Al final el amo se sintió cansado de todo eso.

—Aleb, querido amigo,—dijo— por favor agarra nuestro mejor carnero para mí, el único con los cuernos torcidos. Agárralo cuidadosamente y sostenlo quieto por un momento.

Apenas el amo había dicho eso, cuando Aleb se precipitó entre las ovejas como un león, y agarró al valioso carnero. Lo tomó por la lana, y luego lo agarró por la pata trasera izquierda, y ante los ojos de su amo se la torció bruscamente hasta que un ruido seco sonó. Él había roto la pata del carnero por debajo de la rodilla. Entonces Aleb lo tomó por la pata trasera derecha, mientras el animal balaba. Los visitantes y los esclavos exclamaron un grito, y el Diablo, sentado en el árbol, se regocijaba de lo bien que Aleb había realizado la tarea. El amo se puso más negro que el trueno, frunció el ceño, agachó la cabeza, y no dijo una sola palabra. Los visitantes y los esclavos estaban en silencio también, esperando ver qué sucedería después. Luego de un rato de silencio, el amo se estremeció como si se sacudiera algo de encima. Entonces él levantó su cabeza, y elevó su vista al cielo, permaneciendo así durante un instante. Las arrugas de su rostro desaparecieron, y con una sonrisa miró a Aleb y le dijo:

—¡Oh, Aleb, Aleb! Tu amo te ordenó que me hicieras enojar; pero mi amo es más fuerte que el tuyo. Yo no estoy enojado contigo, pero haré algo para enojar a tu amo. Tú temes que te castigaré, y has estado deseando por tu libertad. Debes saber Aleb, que no te castigaré; pero como tú deseas ser libre, aquí frente a mis invitados, yo te otorgo tu libertad. Ve donde desees, y lleva contigo tu traje de fiesta.

Y el buen amo regresó a la casa junto a sus invitados; pero el Diablo, rechinando sus dientes, cayó del árbol, y se hundió en la tierra.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.