Los indios Caribes

El término caribe deriva del vocablo “caniba”, que puede traducirse del idioma de los taínos como “gente fuerte”, y a quienes Colón identificó como los súbditos del Gran Khan. Más tarde, los exploradores españoles cambiarían el nombre por “caribes”, quedando el término “caníbal” como el equivalente a “comedores de carne humana” en sentido general.


Las zonas geográficas en donde esta etnia fue predominante en los siglos anteriores al Descubrimiento, fueron las actuales Venezuela y Colombia. Allí, sin que se sepa exactamente de dónde procedían, asentaron sus poblaciones y se extendieron propagando sus costumbres y tradiciones a lo largo de las costas e islas, del hoy conocido, mar Caribe. Sus vidas se desenvolvían cerca de los ríos y de los mares, a través de ellos, se movían como expertos con sus grandes canoas. Para ellos el agua era la vía de comunicación que les permitía la práctica de una suerte de vida nómada; de esta manera, llegaron a numerosas islas antillanas, predominando en las actuales Cuba y Santo Domingo. Pero, recorrieron además extensos territorios del continente, apareciendo también asentados en el Brasil con el que se conectaron a través del Mato Groso, un área del Amazonas que fue ocupada por ellos en toda su totalidad.

 

El viernes, 23 de noviembre de 1492, en el diario de Colón, aparece por primera vez 
mencionada la palabra "caníbales":

«El viento era lesnordeste y razonable para ir al sur, sino que era poco, y sobre este cabo encabalgaba otra tierra o cabo que va a también al Leste, aquien aquellos indios que llevaba llamaba Bohío, la cual decían era muy grande y había en ella gente que tenía un ojo en la frente, y otros que se llamaban caníbales, a quien mostraban tener gran miedo. Y des que vieron que llevaba este camino, dice que podían hablar, porque los comían y que son gente muy armada. El almirante dice que bien cree que había algo de ello, más que, pues eran armados, sería gente de razón y creían que habrían cautivado algunos y que, por qué no volvían a sus tierras dirían que los comían».

Los protagonistas del Descubrimiento, en sus primeros escritos, ya hablan 
profusamente de esos indios guerreros y comedores de carne humana.

Nada más llegar, Cristóbal Colón afirmaba en sus crónicas que los pacíficos taínos, un pueblo “gentil y de gran sencillez”, vivían aterrorizados por unos “invasores”, a los que el almirante define como hombres feroces, excelentes arqueros y que gustaban de comer carne humana. Según detallaba el Almirante, estas gentes conservaban huesos humanos en cestas, y de las vigas de sus casas colgaban cabezas y extremidades.

Por su parte, El médico Álvarez Chanca, viajero en el segundo viaje de Colón, en su carta dirigida al cabildo de Sevilla, también se expresaba en los mismos términos: “Los hombres que pueden hacer, los que son vivos llévanselos á sus casas para hacer carnicería dellos, y los que han muertos luego se los comen”.

Los caribes
Escenas de canibalismo

Esas primeras referencias tendrían una enorme repercusión en los sucesos posteriores, en cuanto al trato y la política que se ejerció en los nuevos territorios. De hecho, las acusaciones de canibalismo fueron la causa de que la Corona Hispana permitiera la esclavitud de ciertos aborígenes llamados caribes, desde el momento en que fue informada de que se negaban a convertirse al catolicismo y comían carne humana. Así, aunque no todos los pueblos del Caribe tenían esta costumbre, casi todos fueron incluidos bajo la denominación de “caribes” y, en última instancia, tratados del mismo modo. Supuso, por lo tanto, la justificación, muchas veces interesada, para el abuso o la esclavitud.

Durante mucho tiempo se ha dudado de la veracidad de las aseveraciones sobre 
la antropofagia encontradas en las crónicas de los descubridores; eso era debido a la 
falta de elementos objetivos capaces de probarlo. El tiempo y la arqueología 
han ido dando la razón a quienes hablaban de su existencia. Pero esa costumbre no 
solo se practicaba en las zonas del Caribe, si no que, a medida que se iban descubriendo 
nuevos territorios, se pudo constatar que era práctica común entre casi todas las 
tríbus asentadas a lo largo y ancho del continente americano. 
Alex Rovira y Francesc MirallesCon la acción civilizadora llevada a cabo por los españoles, el canibalismo fue disminuyendo hasta casi desaparecer. Así, Bernabé Cobo de Peralta, jesuita y cronista, en La Historia del Nuevo Mundo, su obra, laboriosa y muy bien escrita que no fue publicada hasta bien entrado el siglo XIX, exponía:

«Después de poblada la tierra de españoles, por la abundancia que hay en la mayor parte de ella de carnes de nuestros ganados, las naciones más bárbaras y carniceras, que aún todavía están en su gentilidad, se han ido a la mano grandemente, porque matando su hambre con las vacas y otros animales, que de los españoles alcanzan o roban, se abstienen de tal manera de su antiguo uso de comer carne humana que ya no se les nota este vicio (…)»

En la actualidad, los caribes que aún perviven, son un grupo diverso y 
multicultural, con una mezcla de influencias indígenas, africanas 
y europeas en su cultura y en sus tradiciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.