fbpx

Los míticos celtas

los míticos celtaEl emperador romano, Julio César, escribía que, en las batallas, sentía más miedo por el poder de los druidas  que por los soldados celtas que combatían contra sus legiones.

Y es que los celtas sabían que todo cuanto habita la tierra está al servicio del ser más perfecto de la creación: el hombre. Ellos supieron conjurar como nadie a todos los seres y a todas  la fuerzas ocultas que viven en los bosques, bajo el agua o entre las piedras, a esas fuerzas que  se agitan con el viento o rugen con las  tormentas y concentrarlas en sí mismos, convirtiéndose en el elemento catalizador capaz de obrar milagros…

 

Ellos son  el pueblo de los espíritus.

 

Que el sendero te enseñe el mejor camino,

Que el viento sople siempre a tu espalda,

Que el sol siempre ilumine tu rostro,

Que la lluvia fertilice tu campo,

Y hasta que nos encontremos de nuevo,

Que la diosa  te guarde 

en la palma de su mano.

Bendición celta

Su mundo literario, a través de la transmisión oral, ha llegado hasta nosotros plagado de magos, duendes, gnomos, hadas y seres mágicos que conocemos gracias a que países como Irlanda o Escocia, al permanecer fuera del alcance del Imperio Romano, emboscados tras las murallas de piedra o en la espesura de sus bosques, pudieron conservarlo como propio, y así lo han mantenido.

 

Los Míticos Celta
LHM

 

 

El vuelo de los cisnes

Conhall era el rey de los fiana, una tribu de guerreros muy valientes que tenían que pasar unas duras pruebas para ser aceptados en esa tribu.

Conhall conoció a una bella mujer y se quedó locamente enamorado, hasta el punto de que se quería casar con ella, así que se vistió con sus mejores ropas para ir a pedir su mano. Cuando llegó a la casa del padre de la bella mujer, Tagd, el padre de Muirné, le dijo que no porque Conhall no tenía unos ancestros prestigiosos, así que decidió raptar a Muirné, ella no se opuso y los dos se fueron. Tagd se enojó mucho y le fue a avisar al alto-rey que se llamaba Conn, Conn envió a su mejor capitán que se llamaba Aed para que fuera a recuperar Muirné, como Conhll no le quiso entregar a Muirné, se desató una batalla terrible, en la que Aed perdió su ojo y Cohall murió.

Después de poco tiempo Muiré dio a luz un pequeño niño que le puso de nombre Denmé, pero Aed quería matarle para vengar la pérdida de su ojo, ella le envió donde su nodriza que se llamaba Bodhmal, que le cuidó hasta que Demné se hizo un joven y después le mandó donde el herrero Luachair para que él le enseñase a manejar las armas, y así lo hizo  Luachair quien le enseñó todo lo que sabía y le dijo que se fuera donde el druida Fingol porque él iba a hacer que perfeccionara lo que ya sabía.

Cuando Denmé iba a la casa de Fingol encontró a un anciano en un río, el anciano estaba pescando pero Demné le preguntó por Fingol y el anciano le dijo que callara, pero Denmé le preguntó por Fingol otra vez y el anciano dijo que casi había atrapado al pez Fintan que era el salmón del conocimiento. Después el anciano le preguntó porqué buscaba a Fingol y Demné le dijo que para que le instruyera en el arte de los druidas, el anciano le dijo que él era Fingol y que le iba a enseñar lo que sabía.

Un día Fingol llegó muy feliz porque había logrado capturar al salmón, y le pidió a Demné que lo cocinara mientras el se purificara, pero le dijo que no lo tocará, pero al salmón se le hizo una ampolla que se reventó y salió un aceite que quemó a Demné. Demné instintivamente se chupó el dedo, Fingol vio eso y le dijo que había sido elegido por el salmón y que había obtenido todos los conocimientos que el salmón tenía, así que ya no le podía enseñar más porque sabía más que él, pero tenía que cambiar su nombre y que a partir de entonces se llamaría Finn.

Finn fue donde los fiana, ahí se encontró con su tío que le dio una lanza, que estaba tapada en la punta y una piel y le acompañaron donde Conn.

Finn le pidió a Conn que le dejara hacer la guardia porque Aillen, como todos los años cuando se acerca el Semain, destruía todos los campos de la gente de Tara, porque le hacían dormir con la canción de la tierra, así que Conn le dejo ser el guardia.

Finn no se quedó dormido porque cuando destapó la punta de la lanza le dio un dolor de barriga y ya no pudo conciliar el sueño, así que Aillen al ver esto desapareció. Cuando la gente se despertó vió que nada se había destruido y Conn le dijo a Finn que le daría cualquier cosa que él le pidiera y Finn le pidió a Conn que le devolviera la fortaleza de Allen que estaba en posesión de Aed, y  Aed accedió a devolvérsela. Finn le pidió también perdón para los fiana  y la  corona del reino que también le fue devuelta y así los fiana recuperaron su fama.

Fuente: Monografias

 

Te gustaría ser parte de la higuera mágica suscríbete aquí y conoce más acerca de los sabios cuentistas: Antiguamente.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *