fbpx

No pudo ser…

Y es que, ya desde nuestras propias raíces éramos diferentes, su padre y el mío tenían la misma edad y en nuestro país hubo una guerra. Cuando fueron llamados a filas, mi padre recogió su fusil y se fue al campo de batalla; el suyo hizo un atillo y se encaminó a la frontera, había que escapar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *