fbpx

Carta a mi madre

Hola Mamá: Supongo que me recibiste con agrado y cuidaste de mí con esmero, seguramente, y que yo te he dado preocupaciones y desvelos. Como hija, esperaba de ti el máximo de amor, de comprensión y de aceptación y seguro que tú me lo has ofrecido a tu manera, creyendo que hacías lo que sabías y como sabías, según te habrían transmitido tus padres. Posiblemente te lo tomaste tan en serio que no me pasaste ni una. Tenía que ser la mejor, la mejor en los valores que a ti te parecían los únicos e ineludibles, ni te diste cuenta ni ensalzaste mis valores propios que son tan importantes como los que tu primabas. Era muy difícil satisfacerte, había que superarse más y más, posiblemente era muy recomendable pero, era costoso, duro y muy diferente a la realidad que existía fuera de las paredes de nuestro hogar familiar, porque había otras formas de vida, otras ideas, creencias, pensamientos diferentes, en algunos casos tan útiles y beneficiosos como los tuyos. Todas tus normas eran muy útiles, algunas menos, pero lo más inviable, seguramente, era el grado, el nivel tan elevado, no había  opción, sólo dar lo máximo y eso, quizá, ha sido nuestra gran diferencia, ya que

Pixabay

suponía que sólo valía tu nivel de exigencia y, por tanto, puesto que yo no podía ni sentía, ni lo lograba, algo en mí no funcionaba y, por tanto, antes que pensar que podías estar equivocada, me sentía culpable de no conseguir tu aceptación y como consecuencia no llegaba a sentirme bien, ni valorarme, ni apreciarme. No éramos conscientes de que como seres humanos somos imperfectos. Tenía que haber sido consciente de que podía apartarme de tus exigencias y entender que las mías podían valer o sentirme capaz de reconocer lo que podía o no serme beneficioso y aceptar mis limitaciones y admirar mis talentos como persona. En fin, no se puede cambiar lo ocurrido hasta ahora, así que tengo que plantearme que tu hacías lo que creías debías hacer y yo lo que podía. Tú tratabas de alcanzar el cielo y yo, trataba de sobrevivir, haciendo frente como podía a la propia vida, a mi propio ser. Así que supongo que cada una estábamos en nuestro derecho y no será beneficioso pensar que podía haber sido de otra manera, aunque también podía haber sido mucho peor. Mejor será a partir de ahora.

08/07/2011

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *