fbpx

El verano aquel de las fotos bonitas

Aquel verano mis hijos tenían los ojos brillantes y corrían detrás de las gaviotas entre las piedras de un playa pedregosa. Aquel verano mis hijos tenían los ojos brillantes porque eran los protagonistas de sus propias vidas, el centro de cuanto les rodeaba, y lo sabían. Ese era su mundo: un lugar de mares sin fronteras, de cielos despejados y de la brisa suave del permanente verano de las islas.

Las huellas de esos días han quedado en el álbum de mis fotos, esas que recorro despacio con la mirada porque el tiempo ha pasado y porque ellos hoy parecen otros. Pero no, sé que son los mismos, que siguen confiados y seguros aunque a veces sienta que están muy lejos de mí. Y es que están recogiendo los frutos en sus propias vidas, como entonces lo hacían con las pequeñas conchas que sacaban de entre las finas arenas y que me entregaban a puñados como si fuesen tesoros.

Archivo de LHM

 

1 comentario en “El verano aquel de las fotos bonitas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *