Hernando de Escalante -Esclavo de los Calusa-

Hernando de Escalante Fontaneda
Ilustración de Javier Hermida

 

 

«No hay hombre que tanto sepa de aquella comarca como yo, 
que la presente escribo, porque estuve cautivo entre ellos 
desde niño de trece años hasta que fui de treinta años; 
sé cuatro lenguas, si no es la de Ais y la de Jeaba, 
que tierra que nunca anduve». 

 

 

Hernando de Escalante Fontaneda era hijo de un funcionario de la Corona en los territorios de América del Sur. Había nacido en Cartagena de Indias, Colombia en torno a 1536.

Cuenta el propio Hernando en sus memorias que, en 1549, cuando contaba 13 años de edad, viajaba con su hermano hacia España para estudiar en la Universidad de Salamanca, cuando un huracán hizo zozobrar el barco en el que viajaban que naufragó en los cayos de la Florida. 

Todos los supervivientes del naufragio fueron apresados por los indios nativos de aquellas tierras, y todos fueron sacrificados; al parecer, por no saber interpretar las órdenes que recibían. Solo Hernando adivinó que querían hacerlos cantar y bailar, algo que él hizo y así pudo salvar la vida.

Quedaría entonces cautivo de los indios calusa.

Estando en su poder como esclavo, recorrió los distintos territorios de la península de la Florida. Durante 17 años convivió con ellos, aprendió sus costumbres y las distintas lenguas, hasta que el primer gobernador de la Florida y fundador de la ciudad de San Agustín, Pedro Menéndez de Avilés, quien buscaba entre los indios a su hijo perdido, negoció su libertad con el cacique a quien los españoles llamaban el rey Carlos, llevándolo con él.

Hernando ya no se separaría de Pedro Menéndez, para quien resultó muy útil, sirviéndole de intérprete, ya que conocía los territorios, sus modos de vida, los distintos idiomas que hablaban, así como sus costumbres.

Regresó a España a la muerte de su benefactor en torno a 1575; a su llegada reclamó sus bienes y escribió sus memorias, muy valoradas por los historiadores de la época, pues aporta importantes datos sobre quienes habitaban las tierras de la Florida, los nativos causa, cómo y dónde vivían, así como cuantos navegantes españoles pasaron por allí.

Dicen que su biografía dio pie a la leyenda del descubridor de 
la Florida, Juan Ponce de León, quien, a decir de Hernando Escalante, 
buscó incansablemente ese río Jordán que hacía rejuvenecer 
a los viejos, la mítica «fuente de la eterna juventud».

 

Fuente: Archivo General de Indias

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.