| |

Granada y León de Nicaragua –

Cuando el gobernador de Castilla del Oro, Pedrarias Dávila, supo del éxito en los descubrimientos de nuevas tierras al norte de Panamá, por parte de Gil González Dávila, reaccionó y, al no poder ir en persona por causa de alguna de las muchas enfermedades que padecía, envió a Francisco Hernández de Córdoba, quien partió de Panamá al frente de una gran armada. Hernández de Córdoba recorrió parte de los territorios centroamericanos, donde fue haciendo nuevos descubrimientos en el entorno, como el río San Juan, al tiempo que realizaba asentamientos en las nuevas ciudades que iba fundando. Entre ellas, y ya en territorio de la actual Nicaragua, Granada y León. Ambas se disputan el ser, cada una de ellas, la primera ciudad fundada por los españoles en el territorio nicaragüense.

Granada

Está situada en el noroeste del lago Nicaragua; fue fundada en 1524 entre Xalteva, y el lago Cocibolca o Gran Lago de Nicaragua, frente al Volcán Mombacho. 

Enseguida fue descubierto, al sur del gran lago, el río San Juan  que sería navegado por primera vez en 1525 por el conquistador español, Ruy Díaz, transformándose la ciudad  que quedó convertida en centro para la exploración de ese río y su conexión con el océano Atlántico.

Granada y León de Nicaragua
Granada desde la iglesia de la Merced

Así, Granada se convierte en uno de los puertos comerciales de mayor importancia en Centroamérica, a la vez que empiezan las construcciones de la ciudad, según la tradición arquitectónica urbana española de la Plaza Mayor y de los poderes civiles y religiosos ocupando el centro de la ciudad.

Cuando León fue destruida en el año 1610 por un terremoto y por la erupción del volcán Momotombo, Granada cobró aún mayor importancia, convirtiéndose, durante toda la época de su pertenencia a la capitanía general de Guatemala, en el virreinato de la Nueva España, en el blanco de los ataques de ingleses, holandeses y franceses, al acecho de cualquier flaqueza para apoderarse de los territorios españoles. Por ello se construyeron importantes fortificaciones para protegerse del robo de las vías de comunicación.

A pesar de todo, la ciudad sería saqueada por varios piratas en distintas fechas muy tempranas e incendiada en 8 de abril de 1685. Más tarde, los terremotos modificaron el cauce del Río San Juan en algunos sitios, elevando su curso, de tal forma que interrumpieron las comunicaciones entre el Lago Cocibolca y el Océano Atlántico, causando graves daños a la economía de Granada. 

A lo largo de los siglos, la ciudad ha sido testigo de numerosas vicisitudes políticas y sociales y a pesar de que se la ha intentado destruir, incluso después de su independencia, por el filibustero Willian Walker, pervive conservando su valioso patrimonio, testigo de los tiempos en que pertenecía al Virreinato de la Nueva España.

León Viejo

«Descubrí las ruinas de la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción de León Viejo, el 22 de abril de 1931, destruyendo la leyenda popular que las consideraba sumergidas en las aguas del Lago Xolotlán –el Xolotlán de los indígenas– lo mismo que el resto de la ciudad, que no pudo ser cubierto por el Lago debido a su distancia de este, situados como están sus vestigios alrededor de ochocientos metros al occidente de la costa, y ocupando terreno un tanto elevado. Lo probable es que a consecuencia del terremoto de 31 de diciembre de 1609, que destruyó a la ciudad, las parte inundadas hayan sido el desembarcadero, la fortaleza erigida a las orillas del Lago, y los chinamos o barracas de los barrios orientales.»

Luis Cuadra Cea

 

Granada y León de Nicaragua
Restos de León Viejo

En todo caso, hoy se sabe que León fue fundada en 1524 por Francisco Hernández de Córdoba a una distancia aproximada de 800 metros del lago llamado entonces por los indígenas, lago Xolotlán, y que hoy se conoce como Lago Managua. Se levanta sobre un terreno llano frente al volcán Momotombo.

Como consecuencia de una erupción del volcán y de un terremoto habido en 1607, los habitantes abandonaron la ciudad y se trasladaron a 30 kilómetros de distancia en donde la nueva León se ubica en la actualidad. 

Ya en el siglo XX, se descubrieron las ruinas y se iniciaron las excavaciones de los vestigios históricos, que desde su fundación no fueron alterados en absoluto. Como resultado de las mismas, se sabe que la ciudad tenía un trazado similar a casi todas las ciudades de Hispanoamérica de esa época: en forma de cuadrícula, con la plaza ubicaba en su centro, en torno a la cual se levantaban los edificios públicos. El centro de León Viejo ocupa un área aproximada de 800 m. de largo por 500 m. de ancho y en él se yerguen, en torno a su Plaza Mayor, sus calles, entre las que perviven 16 ruinas rehabilitadas hasta ahora.

La ciudad contaba con tres monasterios: “La Merced”, “San Pablo” y “San Francisco” situados en las calles principales y que estuvieron habilitados hasta aproximadamente 1560. De esos monasterios, el de La Merced ya ha sido encontrado en el extremo sur de las ruinas, allí se encontraron los restos de los enterramientos de Hernández de Córdoba, que fue decapitado por orden de Pedrarias Dávila, y el de este mismo, quien moriría y sería enterrado en la ciudad en el año 1531.


 

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.