Los Calusa -La Florida-

 

Los Calusa
Ilustración -Merald Clark-
Calusa, significa, pueblo feroz.

Los indios Calusa fueron los indígenas con los que se encontró el descubridor Juan Ponce de León, en 1513, en sus incursiones al territorio del sur de la península de la Florida, en el Golfo de México.

Gran parte de lo que se conoce de estas tribus se lo debemos a Hernando Escalante Fontaneda, quien en su biografía recuerda su estancia entre ellos, pues estuvo como cautivo durante diez y siete años, cuando fue capturado al arribar a las costas de la Florida como consecuencia del naufragio de la nave en la que viaja a España desde Colombia. Fue rescatado por Pedro Menéndez de Avilés, cuando buscaba a su hijo, que por aquella época estaba perdido entre los indios. 

Así sabemos que los calusa vivían en unos 50 poblados dispersos por las costas de la Florida y a lo largo de las vías navegables interiores. Su medio geográfico los convirtió en grandes marineros; el río Calooshahatchee (“río de los Calusa”), que atraviesa de este a oeste la península y desemboca en el lago Coral, era su principal vía fluvial.

Fueron gentes que no llegaron nunca a practicar la agricultura porque no les era necesario para sobrevivir. La abundancia de los recursos que les proporcionaba el mar y los ríos ocupó su mayor atención; construían redes con hojas de palmera, y lanzas para la captura de anguilas y tortugas. Las mujeres y los niños capturaban moluscos, cuyas conchas apilaban formando grandes montículos aplanados en donde situaban sus edificios sagrados. Todavía hoy en día se conservan dispersos en el sur de la Florida —uno de ellos, “Mound Key”, está situado en la Bahía Estero—. 

Los Calusa
Simulación de una construcción calusa -Mound Key Archaeological State Park, Florida-

En el orden religioso creían en tres personas sobrenaturales que regían el mundo; al mismo tiempo que los humanos, mientras permanecían en la tierra, poseían tres almas o espíritus que identificaban con los ojos, la sombra y la reflexión interior de cada uno. Con la muerte, los ojos quedaba en el cuerpo para conectarse con el mundo de los espíritus; la sombra y la reflexión entraban en el de un animal. Si ese animal era muerto, los espíritus que en él habitaban iban a uno menor, y así hasta quedar reducidos a la nada.

Construían sus casas sobre pilares, sin paredes, con techos tejidos con las hojas de palmera. 
Queda un importante vestigio de ellas que se encuentra en Pinelad, en la costa noroeste de la isla Pino.  

Su población llegó a ser bastante numerosa. Eran altos y bien constituidos, usaban el cabello largo y su indumentaria era muy escasa, hecha con pieles secas de animales y hojas de palma trenzadas. Se organizaban socialmente dividiéndose entre nobles y plebeyos, con el soporte de una élite militar, tribus vecinas y menores, quienes les rendían tributo.

Cuando los españoles entraron en contacto con los calusa, siempre se encontraron con hombres muy combativos. Después del descubrimiento de aquellas tierras por Juan Ponce de León, en 1513, otros conquistadores desembarcaron por las tierras de la Florida, sin éxito por no poder implantarse entre aquellos aguerridos indígenas. Nuevamente, Ponce de León volvió en el año 1521, intentando tomar posesión, sin embargo, en lucha con ellos, fue herido por una flecha envenenada y tras volver a Cuba para curarse, murió en La Habana a causa de la herida.

Más tarde, se sabe que en 1560 los jesuitas visitaron a los calusa, pero estos se pasaron todo el siglo luchando contra los españoles que, finalmente, abandonaron el fuerte y la misión.

En torno al siglo XVIII fueron desapareciendo y dispersándose entre otras tribus al recibir las invasiones creeks y la persecución de los ingleses; se cree que la mayoría emigró a Cuba. Aun así, en 1745 muchos fueron esclavizados en las Carolinas.

En la guerra de 1835-1842 ayudaron a los seminolas, en su rebelión contra los norteamericanos, y la última mención que se hace de ellos es de 1839, cuando la banda de los muspas atacó a un coronel yanqui, causando numerosas bajas entre sus filas. Desde entonces no se supo más de ellos.

 

Fuente:

Archivo General de Indias

http://www.flmnh.ufl.edu

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.